NUESTRA FIRMA

El ESTUDIO MONROY ABOGADOS

Uno de los más prestigiosos del país. Su actividad se desarrolla básicamente en el campo de la solución de controversias civiles, comerciales y constitucionales a nivel jurisdiccional, administrativo y privado.

SU SOCIO FUNDADOR

El Doctor Juan Monroy Gálvez , es uno de los juristas más importantes en el plano continental, fue uno de los principales artífices de la elaboración del Código Procesal Civil peruano (1993) y del Código Procesal Constitucional (2004), también fue representante del Tribunal Constitucional en la Comisión Especial

para la Reforma Integral en la Administración de Justicia (CERIAJUS), así como Director de la Revista Iberoamericana de Derecho Procesal y Miembro de la Asociación Peruana de Derecho Procesal y es un constante formador de los futuros abogados del país al enseñar en distintas universidades a alumnos de pre y postgrado entre otras tareas. Dada su extensa trayectoria investigadora y docente, ha participado directamente en la formación de todos los

los miembros del Estudio, logrando que el campo del Derecho Procesal constituya la disciplina fundamental y especializada a través de la cual la firma de abogados ha ganado el mayor prestigio en el país.

Nuestra actividad

No sólo se encuentra dirigida a lograr la mayor eficiencia en cuanto a la asesoría en litigios jurisdiccionales y privados. Cada uno de los procesos que tenemos a nuestro cargo cuenta con la previa y detenida elaboración de una estrategia de trabajo clara y coherente que permita al cliente conocer directamente cuáles son las posibilidades de éxito, los riesgos patrimoniales involucrados y el plazo en el que se resolverán las controversias. A través de la calidad del servicio brindado, pretendemos erradicar ese mito según el cual las cuestiones litigiosas deben ser necesariamente oscuras, prolongadas y con resultados impredecibles.

Cabe resaltar

dos elementos que caracterizan particularmente al Estudio Monroy Abogados y que le otorgan un valor especial al servicio que ofrece: la excelencia académica y la conocida solvencia moral de sus miembros. Subrayamos estos elementos porque somos conscientes de que el Estudio es una organización donde se enfrentan conflictos humanos, antes que jurídicos y de que el Derecho es una herramienta de convivencia social de carácter fundamentalmente ético, antes que técnico. Por tal razón, nuestros abogados cuentan con la mejor preparación y capacidad profesional y académica, por un lado, y, por el otro, con un decidido compromiso de servicio, cuya transparencia y efectividad tienen como propósito principal satisfacer plenamente las necesidades del cliente.

NUESTRA ESPECIALIDAD
SOLUCIONAR CONTROVERSIAS

Una nueva perspectiva. Eso es lo que el Estudio Monroy ofrece. Desde su formación, una multiplicidad de asuntos importantes ha sido encargada y exitosamente culminada por el Estudio. Tales resultados, sumados al prestigio y experiencia de su Socio Principal, han ubicado a la firma en uno de los lugares más competitivos en el mercado. Esto ha sido así debido a la particular visión con la que el Estudio enfrenta sus

tareas: un nivel de excelencia es buscado y alcanzado en cada uno de los aspectos de nuestro trabajo. Con una actividad centrada en la solución de disputas civiles, arbitrales, administrativas y constitucionales, nuestra especialidad permite la construcción de soluciones creativas, adaptables, específicas a las necesidades de cada caso y cada cliente. La velocidad de una respuesta procesal adecuada y su engranaje en una estrategia global, cuando no la anticipación total, característicos en nuestra labor, son sólo consecuencia de una práctica esencialmente dedicada a la resolución de controversias.

El Estudio Monroy brinda así una perspectiva única al enfrentar un caso: una especialidad en materia litigiosa que privilegia la anticipación antes que la defensa, un conocimiento exhaustivo de las normas legales involucradas en la resolución de disputas, en cuya elaboración hemos participado activamente, y un equipo profesional cercano al quehacer judicial, nos separan comparativamente y a favor de nuestros clientes, del resto.

ÁREAS DE TRABAJO

La labor fundamental del Estudio consiste en resolver controversias en todo nivel o contexto. Sin embargo, nuestro ámbito de actuación se inicia desde la fase previa de negociación, la eventual formación del conflicto, el planeamiento de la estrategia de ataque o defensa (según corresponda), hasta la satisfacción plena de los intereses del cliente. Es decir, hasta el reconocimiento efectivo de los derechos reclamados a lo largo de la controversia, tanto en el plano jurídico como, sobre todo, en el plano material. La actividad del Estudio se desarrolla básicamente en cuatro frentes:

  • Elaboración de informes jurídicos y absolución de consultas que refuercen la situación del cliente
    de cara a un litigio o durante el desarrollo de éste.

  • Arbitrajes, sea administrados por una institución especial o ad hoc, es decir, especialmente creado
    para una controversia en concreto.

  • Resolución de controversias en el plano administrativo ante instituciones como: Indecopi, SUNAT,
    Registros Públicos o Conasev.

  • Procesos Judiciales en sede civil, comercial, contencioso-administrativo, constitucional, desde los
    jueces de los primeros grados hasta el Tribunal Constitucional.